Bombas para piscina

Encuentra las mejores bombas para depuradoras de piscina

Escoger una bomba adecuada para nuestra piscina es algo de capital importancia. La bomba es, junto con el filtro y la válvula selectora una de las partes fundamentales del sistema de filtración de cualquier piscina.

Cálculo correcto de la bomba

No dimensionar la bomba correctamente será causa de problemas de rendimiento, también estaremos acortando la vida de los componentes de nuestra instalación.

Para hacer el cálculo de la bomba tenemos que tener en cuenta tres datos clave: Volumen en m3 de nuestra piscina, tiempo de filtración y caudal de agua que la bomba es capaz de mover.

El tiempo de filtración se puede estimar en 6 horas, que es considerado por muchos el tiempo ideal de recirculación.

Para calcular el volumen de agua multiplicaremos la longitud por la anchura y por la profundidad media del vaso de nuestra piscina. Todo en metros. Dándonos el resultado en m3.

Si dividimos el volúmen de nuestra piscina ej. 120 m3, por el tiempo de filtración de 6 h nos resulta lo siguiente: 120 m3/6h = 20m3/h. Necesitaremos una bomba capaz de mover 20m3 a la hora. Escogeremos una con un poco más de capacidad sin llegar a sobredimensionarla.

Por supuesto, el dimensionamiento de la bomba está ligado con las características del filtro que tenemos montado en la instalación. La bomba no debe dar más caudal del que el filtro es capaz de hacer pasar por su lecho y tampoco debe ser muy inferior, de forma que la velocidad de filtración sea la adecuada.

Tipos de bomba usadas para piscinas

Las bombas de agua más usadas en depuradoras de piscinas son las bombas centrífugas autoaspirantes, dotadas de un prefiltro que impide que sólidos grandes en suspensión puedan pasar a las turbinas y causar daño en estas.

Actualmente se está empezando a populariazar el uso bombas de velocidad variable. El variador de frecuencia que llevan incorporado ajusta las revoluciones del motor a la demanda real que hay en ese momento. Esta demanda está condicionada sobre todo por el grado de saturación del filtro. De esta forma, el gasto de energía es más acorde lo que realmente necesitamos para mantener en buenas condiciones el agua de nuestra piscina.